Quienes somos Vía Láctea

Somos una asociación sin animo de lucro,constituida en Aragón en el año 1987 y su fin principal es la ayuda de madre a madre en la maternidad y la crianza.

Wangari Maathai"Con la cabeza bien alta"



Con la cabeza bien alta, así ha pasado por el mundo Wangari, una gran mujer, con una fuerza increíble.
 Defensora de la Madre Tierra y de la mujer.
Premio Nobel de La Paz 2004

Sus palabras nos han servido de guía.
 Los arboles han sido para ella un símbolo vivo de Paz y de Esperanza.
  "Un árbol tiene raíces en el suelo y ramas que rozan el cielo, y nos recuerda que para prosperar tenemos que saber de donde venimos. Al igual que los árboles, por mucho que lleguemos lejos, son nuestras raíces las que nos alimentan"
A las mujeres nos ha trasmitido su fuerza y nos ha hecho ver la grandeza de lo diminuto, por ejemplo en este cuento.
El colibrí que quiso salvar al mundo
Un día, un enorme incendio comenzó a devorar la selva. Todos los animales quedaron pasmado, sintiéndose impotentes ante el tamaño del incendio, viendo cómo iba acabando con la selva. Todos menos un pequeño colibrí que dijo “voy a hacer algo con ese incendio”.
Entonces vuela hasta el arroyo más cercano, toma una gota de agua en su pico y sale volando para echarla al incendio. Y así, iba y venía del arroyo al incendio llevando una gota de agua en cada viaje, lo más rápido que podía.
Los demás animales, que eran mucho más grandes, como el elefante que con su enorme trompa podía llevar muchísima agua, le dijeron “¿qué piensas que puedas hacer? ¡Eres muy chiquito, el incendio es muy grande y tus alas muy pequeñitas y tu pico es muy chiquito y sólo puedes llevar una gota de agua! Y así, mientras el colibrí iba y venía echando una gota de agua cada vez, los otros animales intentaban desanimarlo hasta que se volteó hacia ellos y sin perder nada de tiempo les dijo “Estoy haciendo lo mejor que puedo hacer”.
Wangari, las mujeres nos hemos quedado tristes pero  sabias después de haberte conocido.

Algunas palabras, recuerdos, sentimientos que queremos plasmar aquí.


Gracias Wangari por luchar por nuestra Madre Tierra, y enseñarnos a las generaciones posteriores lo verdaderamente importante.
" El amor hacia la Madre Tierra" (Lola)


Siempre la imaginaba fuerte, como cuando la conocí a mediados de los noventa en Barcelona, en unas jornadas sobre mujer y medio ambiente, después de la Cumbre de Río. Estuvieron también Françoise d'Eaubonne y Vandana Shiva, son las que más recuerdo de entonces. También, Solange Fernex, una feminista y pacifista, amiga de Petra Kelly, y Edith Müller, eurodiputada verde. Aquellas jornadas me alimentaron y me guiaron hacia el ecofeminismo, ese marco amplio y diverso en el que encuentro buenas referencias. Estuvimos con Wangari en Montjuïc plantando árboles en honor a Petra Kelly, si vais allí podreis ver una pequeña escultura de ella posada sobre un globo terráqueo.
En París estuve con ella años después, creo que en el 98 , en un congreso de partidos verdes europeos. Junto con otros amigos gallegos(gaiadiaadia) nos la llevamos una tarde a ver Paris. Nos pidió ir a Notre Dame, que no la había visto antes, y se quedó fascinada, no paraba de mirar las vidrieras y hablaba de la sensación que le daba estar allí dentro. Unos momentos inolvidables, por estar al lado de una madre de la tierra y al mismo tiempo dentro de una construcción que permite a sentir y captar la energía de la madre-tierra.   
La vida de Wangari fue explosiva, no se paró ante nada. Pocos meses después de París, intentanto salvar bosque y plantar árboles, le dieron una paliza descomunal que la dejó postrada en un hospital. Así vivía Wangari. Los árboles y los bosques seguro que lloran hoy por ella.
A veces, cuando alguien se va, su energía se multiplica, porque permanece en cada persona que la evoca, que genera pensamientos y acciones similares. Ese será el legado de Wangari. Hoy, y en adelante, estaremos pensando en ella para que continúe su viaje. (Carmen)
Cada vez que abraze un árbol te abrazaré a ti, sentiré tu fuerza, la fuerza de la Tierra (Teresa)

No hay comentarios:

Publicar un comentario